Pasta de Croissant



Quise que mi primera entrada fuese completamente especial, así que después de darle demasiadas vueltas me decidí por esta receta. Recuerdo la primera vez que probé una medialuna en Buenos Aires, ¡quería morirme de la felicidad! Recuerdo que en ese primer viaje literalmente no paramos de comer facturas y para serles sincera nunca me cansé de comerlas.

Así que me decidí por traerles este pedacito de cielo a sus mesas. Si es cierto que el croissant es una receta francesa, no se puede negar que los argentinos sí que saben hacer buenas medias lunas.

Hacerlas es bastante fácil pero es necesario que sigas paso a paso las instrucciones que te muestro a continuación para que te salgan a la perfección.
Puedes hacerlas con margarina especial para hojaldre o con mantequilla, las que aquí te presento las hice con mantequilla. Como es una receta alta en grasa prefiero que hacerlas con mantequilla que puede ser digerida más fácil por nuestro cuerpo. ¡Una vez al año no hace daño y como antojo es ideal!







  • 500gr de harina de trigo
  • 75gr de azúcar blanca
  • 8gr de sal
  • 50gr de mantequilla
  • 45gr de leche en polvo
  • 18gr de levadura
  • Cantidad necesario de agua y
  • Cantidad necesaria de margarina para hojaldre (o usar mantequilla como lo hice yo para esta receta)


Preparación

Tal como dice en la receta debes usar la cantidad necesaria de mantequilla para que puedas lograr el efecto hojaldrado en la masa. Para saber cuánto vas a necesitar, debes pesar la pasta. Entonces el peso obtenido lo divides entre 3 y esa es la cantidad de mantequilla necesaria para tu preparación. Este paso te lo explico mejor más adelante.

Paso 1


En el bol de tu batidora colocas primero la harina de trigo, la levadura de una mitad y de la otra mitad del bol agrego la sal, y sobre la sal agrego la leche en polvo y sobre la levadura el azúcar.  Pones a batir la mezcla para que se integren todos los ingredientes.

Paso 2


Vas a agregar agua poco a poco. Presta especial atención a la textura que se te muestra en las imágenes, debes ir viendo cómo se va transformando la masa, pues es importante no pasarse de humedad. En una primera etapa el amasijo se corta en pedazos fácilmente, no tiene elasticidad, y no está flojito. En este punto le agregas los 50 gr de mantequilla que se te indican en la receta. Y sigues batiendo, debes ir viendo la textura, la cual debe ir poniéndose chiclosa  elástica y lisa. Revisa si necesita o no más agua. No debes sobre batir nunca una masa por lo que 3 minutos más de batido después que le empieces a ver cierta elasticidad está perfecto.

Paso 3


Pasas la masa  a la mesa colocando un poco de harina para poderla amasarla un poco. La masa debe moverse como si fuese gelatina, eso significa que está a buen punto.

Paso 4


Pesa tu masa, en esta receta mi masa pesó 1040 gramos, al dividir ese número entre tres me dio 347gramos; esa es la cantidad de mantequilla que usaré a continuación. Este es el paso de la división que te conté al principio del post.

Paso 5


Esa mantequilla debe estar fría de la nevera por lo que te recomiendo que la dejes en la nevera hasta que llegues a este paso. Para ello debes tomar una bolsa plástica resistente en la cual colocarás la mantequilla y empezarás a suavizar dándole pequeños golpecitos hasta que esté lo suficientemente suave para que puedas manipularla. Toma en cuenta que debe seguir fría pero suave. Es importante que no metas la mantequilla al microondas para intentar suavizarla puesto que harás que pierda sus propiedades y ya no te servirá para esta preparación.

Paso 6


Agregas harina a la mesa. Y colocas la masa en ella. Empiezas a estirarlo hacia el norte, sur, este y oeste dejando una especie de cuadrado, cuida que tenga el centro grueso puesto allí es donde pondrás el bloque de mantequilla.

Paso 7


 Envuelve el bloque de mantequilla con las alitas de la masa que estiraste, punta norte con punta sur y punta este con la oeste.

Paso 8


Agrega harina en la mesa y colocas el bloque de masa encima, vas dándole golpecitos suave, presionando la masa de arriba abajo para distribuir la mantequilla en tu pasta.  Debes estirar cuidadosamente poniendo las manos en medio del rodillo para ir formando un rectángulo. Debes ir estirando poco a poco con cuidado de no romper la masa y agregando harina por debajo de ella las veces que sean necesarias.

Paso 9


Con el rectángulo que hiciste (procura que de grosor no tenga más de 1 centímetro de grosor) vas a proceder a darle la primera vuelta a tu pasta, para ello: se dobla la pasta sobre sí misma en 3, doblándolos dos tercios exteriores sobre el tercio central, es decir, debes doblar la pasta de tal forma que queden tres pliegues iguales, como un tríptico. Envuelves la pasta tal como te quedó con papel fil o vinipel y llevas a la nevera mínimo por 20 minutos. Debes darle mínimo 3 vueltas iguales a la primera, pero cada vez que hagas una vuelta, debes meter la pasta en la nevera por espacio mínimo de 20 minutos. Cada vez que saques la pasta debes estirarla en forma rectangular.

Paso 10


Una vez reposada y dada las 3 vueltas pones la pasta sobre la mesa enharinada, das ligeros golpecitos presionando la masa a lo largo para suavizarla un poco antes de estirarla nuevamente en forma rectangular. Una vez hecho el rectángulo picas la pasta en triángulos.

Paso 11


 Limpias un poco la mesa de trabajo y ahora procedes a formar los croissants uno por uno. Para ello tomas un triángulo y lo estiras un poco, lo colocas sobre la mesa y lo enrollas. La punta de la pasta debe quedar pegada a la bandeja para que no se abra al momento de hornear y pierda la forma de croissant. Por último lo doblas en forma de luna. Esto se debe hacer rápido para que no se derrita la mantequilla. Los croissants deben doblar su volumen, y justo antes de meterlo al horno, pintas los croissants con una brocha con  huevo con un poquito de sal.

Paso 12


Meter al horno entre 180° C a 200° C   por 20 minutos. Cada masita debe pesar 70 gr aproximadamente. Puedes rociarles azúcar impalpable por encima o rellenarlos de chocolate, dulce de leche, arequipe  o crema pastelera. Sírvelo con un café y ¡a disfrutar!



Back to Top